José Antonio Bardasco
-recorrepicos.com-

    VEGA DE BRAÑAGALLONES.- DE WAMBA A BEZANES
              
PARQUE NATURAL DE REDES

   (Rruta  ciclable casi toda ella.)

        Redes (su nombre verdadero: RERES) es uno de los bosques mejor conservados de toda la Península. El bosque que da nombre al parque natural de Redes, de unos 344 kilómetros cuadrados, se emplaza en el valle del río Monasterio, afluente del principal río de la zona: el Nalón. Limita al sur con los 2.000 metros de altitud de la Peña del Viento, Rapaína y Rapaona (donde existen circos glaciares y lagunas de circo), al este la vega de Brañagallones (que hace referencia a la proliferación de urogallo en la zona), al norte la garganta del río Monasterio y al noroeste, la sierra de Braña Piñueli.
          Partimos de una pista situada un kilómetro antes de la Estación de Esquí de San Isidro: “El camino de la Vega de Wamba” (1.447 m.). En suave ascenso a lo largo de 4 km. sortearemos los accidentes del arroyo de los Fornos, cruzaremos por amplias praderas, monte de retama y brezo, hasta llegar a la Collada del Acebal (1.706 m.) que distinguiremos por la presencia de un refugio perteneciente al Coto de Caza de Redes (Por este lugar cruzaba el Camino de Castilla del que se servían en el pasado los habitantes del Concejo de Caso para hacer llegar sus productos a la Meseta).
         En este punto podemos enlazar con una estrecha vereda que tras aproximadamente media hora de subida no muy exigente, nos deja en la Peña el Viento (2000 m). En un día claro podemos disfrutar de una diáfana vista de los Picos de Europa, Macizo de Mampodre, Peña Ubiña y Somiedo, entre otras.
         En la cumbre podemos optar: o bien por descender pegados a la Cuchilla hasta la Vega de Valdevezón, y desde ésta por un camino flanqueado por un extraordinario bosque maduro de hayas hasta llegar a Brañagallones en una hora y quince minutos, o bien, volver sobre nuestros pasos de nuevo a la Collada del Acebal.
         Si tomamos esta última variante iniciaremos luego un descenso que se torna en pronunciada bajada al tomar un desvío del camino a mano derecha, y que desemboca en la Majada de Mericueria (1.357 m.). En el lado contrario por el que hemos accedido a esta pequeña Vega salpicada de cabañas, encontraremos un escondido sendero que siguiendo la vaguada del Arroyo Acebal por su margen derecha, nos adentra en el Hayedo de Redes. El monte en esta época del año nos brinda un rico abanico de matices rojos, ocres y amarillos que sin duda hará nuestras delicias. Siete kms. de camino abovedado por hayas nos dejarán directamente, por el poniente, en Brañagallones.
         En las verdes campas de esta hermosa Vega a 1.229 m. de altitud y a 12,8 kms. de nuestra salida, se conservan remozadas cabañas de piedra, algunas de las cuales son utilizadas por los vaqueros del lugar como viviendas estacionales. Las brañas se hallan rodeadas por densos bosques y paredones rocosos de caliza, entre cuyas alturas destaca el Canto del Oso (1.800 m.) y la citada Peña del Viento (2.000 m.), cimas emblemáticas de la zona, cuyas faldas se encuentran tapizadas por hayas y arbustos que trepan hasta las alturas.
        Comidos y descansados, retomaremos la marcha por la parte baja de la Vega para, sin abandonar el desfiladero esculpido por el Río Monasterio, alcanzar el pueblo de Bezanes. Primero atravesamos unos amplios lastrales desprovistos de vegetación hasta el Arco o Túnel del Crestón. A partir de aquí iremos de forma paulatina introduciéndonos en el follaje compuesto por avellanos, fresnos, sauces y arces que crecen en los bordes; pasaremos amplias brañas; el camino serpentea y se asoma repetidamente al barranco mismo. La pista mantiene su horizontalidad en cómodo descenso durante 8 kms. hasta llegar a un mirador sobre el Valle del Nalón (976 m.) llamado El Texu La Oración. Desde este emplazamiento se domina buena parte del Concejo de Caso, sus pueblos y las montañas casinas. En este punto la pista cae vertiginosamente en zigzag por una ladera a lo largo de casi 3 kms., cruzando un frondoso bosque de castaños, que de vez en cuando se abre en verdes prados vallados con troncos. Finalmente el inclinado y culebreante camino nos deposita en nuestra meta, Bezanes (658 m.), tras completar un itinerario de 27 kms. 


* Mapas -Topográfico Nacional-
(
IGN)-: Bezanes 79-II y Puebla de Lillo 89-IV
* Ruta realizada el 20-10-2003
 

Autor:  Jose Antonio Bardasco (bardasco@hotmail.com)
 Rutas    Fotografías  Experiencias   Libro de visitas    Foro montañero     Enlaces interesantes