José Antonio Bardasco
-recorrepicos.com-

   Senda costera de Los Bufones de Pría  (Llames - Cuevas del Mar)
    
 (Comarca del Oriente de Asturias)

            Por la Autovía del Cantábrico tomamos la salida 319 a Piñeres y Villanueva de Pría para coger la Nacional AS-263 a Belmonte, donde entramos por la comarcal en la indicación a Llames-Garaña para llegar a  Llames. Aquí, mejor dejar el coche por el cruce de la carretera a Garaña (derecha) donde tenemos una raqueta y se nos indica la dirección de Guadamía y Bufones de Pría (izquierda).
            Empezamos a andar dirigiéndonos a la Playa de Guadamía, largo brazo de arena perpendicular a la línea de costa. Aunque podemos bajar a conocer el Puente Medieval de Mía, cuando la calle baja hacia la playa, nosotros vamos unos metros por la pista de la derecha, al NE, al campo de bufones más extenso del litoral cantábrico, con paneles informativos y mesas interpretativas del Monumento Natural del Bramadorio de Llames *a.
            De aquí parte la circular PR AS-57  Ruta de los bufones de Pría (Llames - Playa de Villanueva - Cuevas del mar -  Villanueva - La Pesa - Llames).
Podemos encontrarnos con una ruta sin el adecuado mantenimiento, haciéndose invisibles las señales de PR blancas y amarillas en algún tramo por la gran vegetación que se acumula en la senda, a falta de desbrozar. Por ello y aunque según nuestra propuesta inicial, nos quede a desmano, separándose del espectacular acantilado, nos podemos apoyar en el trayecto  que coincide con el  GR E-9  *b: Tramo Playa de Guadamía - Playa de San Antolín de Bedón (Con señalética  de senderismo, MTB y Camino de Santiago).
             Mientras vemos al otro lado de la playa la zona de recreo de Llames y en el horizonte del Este la Bahía de Ribadesella, iremos por el bramadorio y por senda de pescadores a la “caza de bufones” hacia el acantilado, llegando al  Pozo de las Grallas, laguna interior comunicada con el mar por medio de una galería. Podemos rodearla o bajar por el roquedo en La Puente, pasarela natural de paso entre las dos pozas que atravesamos para girar subiendo por la senda a la izquierda. Después pasaremos por más simas bufadoras en forma de boquerones o loracos, pozos, ...
            Mientras vemos al otro lado de la playa la zona de recreo de Llames y en el horizonte del Oeste la Bahía de Ribadesella, iremos a la “caza de bufones” por el bramadorio hacia el acantilado por senda de pescadores, llegando al  Pozo de las Grallas, laguna interior comunicada con el mar por medio de una galería. Podemos rodearla o bajar por el roquedo para, al llegar al puente natural, paso entre las dos pozas, girar subiendo por la senda a la izquierda. Después pasaremos por más simas bufadoras en forma de boquerones o loracos, pozos, ...
          La senda sigue serpenteante por el acantilado, conduciéndonos a la playa de Villanueva, a la que llegamos por sendero entre un tojar *c que hace complicado nuestro progreso.
           Llegamos al acceso a la playa coincidiendo de nuevo con el GR E-9 para subir por su pista una pequeña cuesta e inmediatamente girar a la izquierda por un paso abierto en la alambrada y por donde sigue la senda del PR. Seguimos las marcas (a veces pequeñas flechas o puntos rojos) y nos desviamos pegándonos a la costa, hasta asomarnos a ver la playa de Cuevas del Mar. La bajada desde aquí es imposible por lo que volvemos hacia el Sur, a unos postes eléctricos que veremos, para coger otra vea la senda y bajar por una trocha de escalera que discurre a través de un pequeño encinar, algo resbaladizo si hay hojas, pero con barandilla de agarre.
             Pasamos el arroyo al lado de un nogal y andando unos metros a la izquierda por el GR, dejamos un camino que va a la misma mano a una vieja factoría para coger la derecha, dando con la carretera a Nueva, momento en el que giramos otra vez hacia el litoral por la carretera que pasa bajo un túnel natural de roca en forma de cueva. Nos encontramos de repente con la pequeña y acogedora Playa de Cuevas del Mar.
Tiene una franja de piedras a la entrada, pero a medida que nos adentramos tendremos arena fina. Una de sus características, de ahí su nombre, es que cuando baja la marea se quedan al descubierto unas cuevas que forman los acantilados y se puede pasar por ellas. Llama también la atención que se han equipado varias vías de escalada en los riscos de sus paredes donde es habitual ver escaladores e incluso podremos hacer nosotros nuestros propios “pinitos”.
           A la derecha de la playa, al lado de un chiringuito, continúa el GR E-9. Nos desviamos a la izquierda hacia la Ermita San Antonio, dejando a nuestra izquierda el acceso a la continuación de la playa anterior cuando la marea está más alta.  En el otero de la ermita apreciamos al SE La Sierra de Cuera (con su Pico Turbina -1.315 m-) y al Sur los tres macizos de Los Picos de Europa.
            Desde aquí bajamos rodeando el farallón costero de izquierda a derecha a otra fenomenal y coqueta Playa San Antonio del Mar. Subimos por un corto camino que nos lleva al que traíamos de visita a la ermita para volver otra vez a la Playa de Cuevas del Mar y de ahí puente del Tropezón, cruce de la carretera LLN-17 de Villanueva de Pría donde acaba nuestra ruta para continuar por la carretera AS-340 hacia Nueva durante aproximadamente un km. y coger de nuevo la nacional.

                                                                                                 -----------------------------------
*a Un impresionante efecto que nos ofrece el litoral, todo un espectáculo sobre todo en momentos de temporal los bufones son “tuberías” en los acantilados con dos entradas: una a pie de mar y la otra en la parte superior. Expulsan como surtidores el agua marina a presión a través de orificios creados en la roca por la acción kárstica de la caliza. Si el mar está en calma, los respiraderos de las cavidades subterráneas expulsan el aire comprimido en las galerías por los golpes del oleaje. Con mar agitada y marea alta las olas golpean la entrada proyectando el agua a través del conducto y creando un espectacular chorro de agua pulverizada. Es un estruendoso espectáculo que debe ser observado a una distancia prudencial (Los chorros alcanzan decenas de metros de altura, con una fuerza que podría arrastrar a una persona). El sonido que provoca este fenómeno se oye a varios kilómetros y se ha utilizado como referente metereológico. Agunas veces, semejando un gigantesco leviatán (monstruo marino),  atronan tanto que se oyen desde Picos de Europa, por lo que  los pastores de esas peñas rezan: "Cuando sientas sonar el pozo Pría, coge leña para otro día".

*b En este caso, senda costera cicloturista (BTT) y peatonal, es el Sendero de Gran Recorrido Europeo desde San Petesburgo (Rusia) hasta Finisterre. La inclusión de la letra “E” en el recorrido es porque transcurre por tres o más estados y es reconocido por la Asociación Europea de Senderismo (European Ramblers Asociation – ERA).
            Coincide en general con el Camino de Santiago, que procedente de Francia recorre las Vascongadas, Cantabria y Asturias, entrando a Galicia por Ribadeo, para unirse al camino Francés en Arzúa, cerca de Santiago de Compostela.

*c Tojo: Arbusto de ramas con espinas y flores amarillas que alcanza hasta 2 m de altura; es característico de zonas de clima oceánico.
                              (Como pasaremos por varias playas podemos llevar los enseres propios para darnos un baño en cualquiera de ellas.)

                             - Mapa  topográfico nacional: Nueva 31-II    (IGN)            - Ruta realizada el 14.08.2012

 

Autor:  Jose Antonio Bardasco (bardasco@hotmail.com)
 Rutas    Fotografías  Experiencias   Libro de visitas    Foro montañero     Enlaces interesantes