José Antonio Bardasco
-
recorrepicos.com-
Valle de Valdosín - Llobiles - Ponga - Ventaniella (León – Asturias)
             Fuentes del Esla (viejo Ástura)
          

         Itinerario: Los Carbellares - Majada Valdosín - Fuene Naranco - Sierra Llobiles - Río Ponga - Ventaniella - Puerto Ventaniella - Majada Valdosín - Acebal de Valdosín - La Hayona - Peña Castiello - Los Carbellares

            Siguiendo la carretera que sube desde Riaño al Puerto de Tarna nos encontramos el pueblo de La Uña. Unos dos km. más adelante está el área recreativa de Los Carbellares, donde tenemos paneles informativos del PR LE-20 Puerto de Venaniella y mesa interpretativa (de la Vega de Riosol -donde estamos-, de Peña Castiello -por donde pasaremos, de la  Peña Ten -que vemos impresionante con su circo glaciar allá arriba- y del Camino de Ventaniella -por donde vamos a andar hoy-).  (
Ver fotos de los paneles)
            Partimos pues de la zona recreativa de Los Carbellares por la variante del PR LE-20 (En realidad este PR empieza 1,5 km. antes, en un aparcamiento a la altura de la Fuente Turriente). Vamos unos 200 m. por la carretera dirección Tarna para girar a la derecha a la altura de la vieja carretera. El camino nos lleva entre el pastizal de la vega en la que confluyen el arroyo Riosol y el río Valdosín (río Esla*1, según teorías).
            A la derecha nos podemos desviar unos metros a visitar los restos de la románica Ermita de San Miguel, cercada y con pie temático ilustrativo.
            Sin prisa de cruzar el río seguimos las señales hasta pasar el puente sobre el Esla y subir a la pista de Valdosín, que viene del término de la Fuente Turriente, a 800 m. de la Uña.
            Aquí estamos frente a las paredes de la llamativa Peña Castiello (1354 m), que la rodeamos por su base pasando por un estrechamiento con pozas por donde va rebotando de una a otra el río. Después de una portillera salimos a los amplios pastizales y hayedos silvestres al ancho valle y Vega de Valdosín. Encontramos la señal del desvío a la derecha a la Hayona de Valdosín, que en esta ocasión dejaremos para la vuelta.
            Estamos rodeados de montañas: a la izquierda el Quiñón, Cotalbo y el Abedular más allá; de frente la sierra de los Llobiles, puerto de Ventaniella, Les Pandes; a la derecha el Ten y el Pileñes*2 con Peña de las Corvas y la  sierra del Cuende.

            Cruzamos el arroyo de La Corva, por donde ahora dejamos a la derecha también para cuando volvamos, la visita del Acebal de Valdosín.
             Alcanzamos a la Majada de Valdosín, en las faldas de Peña Ten y donde confluyen tres valles. A la izquierda del redil está  la pista y el arroyo Valdosín; a la derecha el del arroyo de la Majada Castellana; y al norte, por el del medio, la senda paralela al Arroyo del Puerto que sube hasta el Puerto de Ventaniella, y será por donde regresaremos, cuya referencia tenemos de frente-izquierda.

            Hoy vamos a la izquierda, un poco de monteterapia en busca de la fuente del Naranco dentro del espeso hayedo del Valle de Los Lobos, fuente del mítico y viejo río Ástura,  actual río Esla.
            Para ello, de la tenada vamos a ir a la izquierda, sin seguir la pista que cruza el río en principio, sino dejándole éste a nuestra izda. y un refugio a la derecha-arriba. La pista en seguida llega a una pradera que cruzamos para encontrarnos  el Monumento megalítico de Valdosín mojón de Piedrahita, de 180 cm. en una pequeña hondonada circular. Se cree que este menhir funerario data de entre los años 4000-2500 a.C. (Neolítico y Calcolítico). También se dice que hay otros vestigios prehistóricos en la zona del Cantil y en La Castellana.
            Continuamos una senda bien marcada entre los arbustos para llegar a un regato que seguimos para arriba a la derecha. Nos encontraremos pronto la Fuentes del Naranco de donde mana de entre las rocas lo que, según teorías, sería el nacimiento del río Esla. Después de recrearnos en este paraje de quietud podemos volver a la  Majada de Valdosín o como en este caso, tratar de llegar a la Sierra Llobiles.

            Volvemos entonces a bajar a la senda y siguiendo unos metros entre cerrado piornal, llegamos a un claro donde cruzamos el arroyo Naranco. Estamos en la embocadura del Valle de los Lobos. Dejando ahora el arroyo a la derecha nos metemos en el hayedo. Sin separarnos demasiado de él, y ya sin sendas definidas, vamos remontando el curso para arriba, encontrando más fuentes del mismo que salen de las entrañas de la tierra.
            Cuando el arroyo parece haberse acabado de emerger llegamos a campo abierto donde tenemos nosotros a tiro de piedra la sierra. Buscamos una senda que nos va a llevar a ella entre tojos.
            Estamos en un alto de la cresta entre el Llobil Bajo y el Llobil Cimero. Las vistas nos pueden ser más agradecidas: Por una parte hacia el Bosque la Salguerosa y Felispardi (Abedular) en el Concejo del Ponga, así como el Maciédome más allá; y de donde venimos: El Ten, Fuentes Carrionas (Espigüete, Murcia, Hoya Continua),Yordas, Mampodres, etc.
            Cogemos senda a la derecha y llegando al collado antes de la Peña los Llobiles bajamos a la izquierda por una amplia vaguada, buscando lo más despejado hacia el circo del río Ponga.
            Sin llegar abajo seguimos ahora una senda a la derecha y cuando ésta empieza a subir de nuevo hacia los roquedos de Llobiles, ahora sí bajamos al río por una empinada y larga pradera, hacia un aprisco y redil que estamos viendo.
            Podemos llegar a estos establecimientos y seguir por ahí hacia Ventaniella. Nosotros atrochamos  pasos de ganado por la vertiente derecha del Ponga para disfrutar del hayedo. Cuando llegamos a una amplia valleja, es el momento de descender al río de nuevo y cruzarle para coger una pista ganadera. La seguimos y en bonito paseo llegaremos en poco más de 1 km a Ventaniella.

            El Caserío de Ventaniella *3 está en una bucólica vega del Río Ponga  -concejo del Ponga-, rodeada del bosque que baja del cordal de Tarna y donde hay una ermita antigua y antigua venta, hoy albergue y que protegió tradicionalmente a los viajeros, con su hospedaje.
Aquí se accede fácilmente, desde Sobrefoz, en la vertiente asturiana, por una pista por la que pueden transitar los vehículos.

            Subimos ahora por pista hacia el sur, hecha con cantos y losetas de piedra a modo de calzada, en un bonito y pindio paseo por el hayedo hasta los coquetos chozos pastoriles del Xerru.
            Detrás de nosotros hemos dejado la Vega de Ventaniella y arriba el Picu Zorru -dcha- y el Pierzu -de frente. En este pastizal estamos protegidos, aunque no les vemos, arriba a nuestra izquierda, por Peña Ten *2 (2142 m), al este,  y la Peña Pileñes (2019 m) un poco más a su  izda, al NE. Entre ambas hay un collado, Las Arriondas, tras el que está La Vega y ermita de Arcenorio.
            Seguimos ya más llano hasta el Puerto de Ventaniella (1427 m) que atravesamos longitudinalmente: límite de León y Asturias, que fue uno de los pasos importantes de carreteros y mercaderes para comunicar Castilla con la cornisa cantábrica (
Ver foto mesa interpretativa de Los Carbellares). Aquí seguimos las marcas del PR LE-20 que nos baja de nuevo a la Majada de Valdosín.
            Seguimos por donde vinimos  en dirección a la Uña de nuevo, pero antes de pasar el arroyo de las Corvas, a la izquierda y  tras un pindia subida, se encuentra el acebal de Valdosín a pies de la Peña Ten y al lado del refugio Majada de Lario. Dentro de esta concentrada comunidad de matas de acebo hay grandes escondrijos, claros llamados ‘salones’-, sin apenas vegetación.
            Volviendo hacia el valle ahora nos toca atajar en diagonal a la Hayona de Valdosín (espécimen catalogado) con un pie temático referente al mismo, antes de Peña Castiello.
            De este ejemplar es casi obligado posarse en Peña Castiello, ascensión muy fácil por una gran pala herbosa que vemos y que podemos atacar mejor un poco por su derecha. Desde aquí tenemos una espectacular panorámica a la Vega de Valdosín, al Yordas y Recabiellos, al macizo de Mampodre y a Peña Ten.
            De este roquedo bajamos otra vez al camino de Valdosín por la derecha o por la izquierda  y de ahí, de nuevo al aparcamiento de Los Carbellares.

------------

*1  El Esla ha sido y sigue siendo objeto de polémica a causa de la falta de acuerdo de su nacimiento ya que son muchos los valles que contribuyen a darle vida. La discrepancia principal está entre los valles de la Tierra de la Reina (donde el río Yuso recibe fuerte caudal de las cumbres como Tres Provincias) y de Vadeburón (con las fuentes de Mampodre y del Tarna).
            Aunque el nacimiento oficial del Esla se sitúa en la localidad leonesa de Maraña, en el paraje de "La Fuente Maraña", en los mapas oficiales se impone que nace en Valdosín, donde tiene su principal fuente, y que luego va recogiendo las aguas de Valdeburón. Esta teoría se basa en que es la más abundante, y que mana igual todo el año. Es la fuente del arroyo del Naranco, en el valle Valdosín.).
            Otras de las fuentes del Esla, además de las mencionadas son: la fuente Erendia, de Acebedo; la de Pisa, en Los Espejos; la del río Naranco, en Llánaves; los caudales del río de Casasuertes;  las fuentes de los Pielgos, en Retuerto; la del Valle de la Iglesia, en el término de Valdeón; la fuente de Jacob, en La Vega; y la del Pidorrio, en Cuénabres. (Interesante estudio en el Blog "
La Senda del Hayedo")

*2  Dicho popular: “El Ten y El Pileñes, buen par de peñes. Ten pa les cabres y Pileñes pa les oveyes”

*3 Ventaniella: Cuenta la leyenda que en época de la morisca iba a caballo por estos parajes una dama cristiana de buena cuna (según dicen, la hermana de Pelayo). Tuvo la mala suerte de caerse del caballo y romperse una pierna, siendo acogida en la posada de la Venta. Pasó por la venta un moro, y el ventero intentó hacer pasar a la dama por su hija, lo cual no coló, exigiendo el moro la entrega de la dama bajo la amenaza de quemar la venta. El ventero agarrando una estaca y la emprendió contra el moro al grito "Ni la venta, ni ella". Y de aquí viene el nombre del lugar Ventaniella.
            Otra teoría, más creíble, es que el topónimo ‘Ventaniella’ viene de que es un paso de montaña de baja altura. Según teorías también, este fácil acceso originó que se diseñara por aquí el trazado de la actual Carretera del Pontón. La idea era que continuara la trayectoria del  río Sella, que así se llamaba antes al Ponga. El poder y los intereses de Sajambre hicieron que se cambiara el nombre del río y el trazado original de la carretera. Y así, efectivamente, al final la carretera siguió el curso del Sella pero por los dominios de Sajambre.

Información adicional
* Guardo - La Uña: 55,5 km. en 55'
* Guardo - Aparcamiento Carbellares: 1 h 5' en 56,9 km. 

Ver rutas:
* La Uña - Ventaniella

   - Mapas -Topográfico Nacional- (IGN): Puebla de Lillo 79-IV, Oseja de Sajambre 80-I, Bezanes 79-II, Maraña 80-III y Burón 80 militar
   - Ruta realizada el 05.07.2017



05.07.2017

Autor: José Antonio Bardasco (bardasco@hotmail.com) 
 Rutas    Fotografías  Experiencias   Libro de visitas    Foro montañero     Enlaces interesantes