E X P E R I E N C I A S    2003      Club de Montaña  Peña Torquilla  

Aquí os ponemos algunas de actividades que hemos realizado. Si queréis saber los itinerarios seguidas de éstos y otros más, tenéis que ir a la página de Rutas  y si queréis fotos, pues eso: Fotografías

Coriscao
El Cañón del Ebro
El Espigüete
Llanes-Bustio
Mampodre
Prioro-Tejerina-Remolina-Las Salas
Puerto de Pandetrave-Posada de Valdeón
Torre Bermeja
1ª TRAVESÍA DE AVENTURA EN LA MONTAÑA PALENTINA

ESPIGÜETE 29.06.2003
            
El autobús nos dejó en Valverde de la Sierra a las 8:50 h., y los 24 componentes de la excursión nos pusimos a caminar inmediatamente. Salimos del pueblo por una pista que asciende por el lateral noreste de la iglesia. Nada más comenzar el grupo se divide en dos grupos mis pequeños, que se irán distanciando cada vez mis hasta la cumbre. Yo me metí en el primer grupo y no aguanté mucho.
           En la primera parada que hicimos en el collado de la Cruz Armada (1.596 m.) me quedé en el segundo grupo. Después de un pequeño descanso, continuamos por una pista entre pastizales de montaña. Al rato nos desviamos a la izquierda, dejando la pista, con dirección al gran pico, subiendo por una pradera donde hay trozos de escobos secos (Seguramente hace algún tiempo se quemaron). Entramos en una zona de escobales, sorteando el límite entre Palencia y León, separados por unos postes y entre ellos una cinta plástica blanca. Me llamó la atención que el cierre anterior, de alambre de espino, todo oxidado, estaba por el suelo tirado en trozos más o menos grandes. Continuamos subiendo y llegamos a un llano. Desde aquí ya comienza a escasear la vegetación, son las l1:00 h., hemos caminado 3.680 m., y estamos a unos 1.950 m., todo ello aproximadamente, algunos comen un poco, Yo me siento muy cansado, continuamos subiendo y a mí me seguía costando mucho, seguramente un bajón de azúcar. Ludi me dio una galleta multivitaminada y una chocolatina. Se me pasó un poco y continuamos subiendo, pasamos por una zona donde había muchos trozos de cristal, espejos y chapas (dijeron que eran de un helicóptero que hacía días se había estrellado allí). Algunos cogieron trozos para llevárselos.
             En esta zona había diferentes clases de flores, no mucha cantidad pero si gran variedad, también té y siempreviva.   Sobre las 12:00 h. hemos hecho cumbre, después de 5.740 m. caminados y a 2.451 m. de altitud. El primer grupo nos estaba esperando. ¡Dios sabe cuanto tiempo llevaba allí! Nos pusimos a comer y después nos sacamos unas fotos. Después de un pequeño descanso, comenzamos a bajar a las 12:45 h. Lo hicimos por la cresta con dirección a Pino Llano.
            En la bajada a ratos han comenzado a dolerme las piernas y tenía que pararme un momento hasta que se pasaba el dolor. A otro compañero le dolía la rodilla y la bajada fue bastante penosa para é1.
             Cuando estábamos a una altitud de 1.800 m., nos desviamos de la cresta hacia el norte, con dirección al refugio. La bajada, entre matorral y piedra suelta hasta llegar a la pradera del refugio. Son las 15:20 h. cuando hemos llegado al refugio, bastante cansados pero contentos por llegar. Nos estaban esperando algunos del primer grupo que enseguida se marcharon. Nosotros comimos el segundo bocata y descansamos un poco.
             Nos dieron un trozo de tarta de manzana, que por cierto estaba muy buena. estamos a 1.573 m., de altitud y hemos caminado 9.160 m. A las 15:40 h. comenzamos a bajar por la pista que nos llevará a Pino Llano. Bardasco, uno de los componentes del grupo, les ofreció a los tres mis pequeños del grupo unas Coca-Colas si bajaban hasta abajo corriendo con él, cosa que así hicieron los cuatro. Los demás hemos llegado a las 16: 10 h., después de haber caminado 10.640 m., y dando 17.73 7 pasos aproximadamente, todo según el podómetro que yo llevaba.
            Sobre las 16:40 h. llegó el autobús. Paramos en Puente Agudín, donde estaban el resto de los compañeros. Tomamos algo y continuarnos para Guardo, llegando a las 17:50 h. y dando por terminada la excursión. (Isaac Martínez)

 PANDETRAVE  -ASOTÍN-CORDIÑANES-POSADA DE VALDEÓN (Picos de Europa) 27.04.2003-
              26 montañeros- Ya en el inicio, el paisaje aparece ante nosotros deslumbrante, majestuoso, enérgico, seguro. Comenzamos un suave paseo en una clara mañana de abril; un camino de tierra que nos acerca hacia la Canal de Pedabejo. Buscamos un sendero para comenzar la ascensión y un lugar de reposo para almorzar. Culminamos la subida a la Canal; cada paso permite contemplar un paisaje inédito. Te fundes con la naturaleza, ves hacia fuera: el cielo azul, el lago, la nieve, las rocas, los compañeros.
            No te sientes, te invade el silencio, la serenidad, la clama, la luz, ....la amistad. Y el descenso, la Vega de Asotín.
            Descanso para comer: se invita, se comparte, se pasa la bota y también hay postre, la exquisita tarta de Jose.
            El día soleado, atmósfera nítida, temperatura idónea. Nadie hubiera podido elegir un día tan hermoso como el que se nos regaló. Después de un largo descanso, continuamos bajando. Nada más hermoso pudo imaginar la vista; sendero al amparo de la roca, insignificante figura humana perdida en la inmensidad; "valles y montañas, bendecid al Señor.
            Hijos de los hombres, bendecid al Señor". Mi agradecimiento a todos los que han pasado por allí antes que yo; han hecho camino. Gracias también al "Club de Montaña Peña Torquilla" que hizo posible esta experiencia inolvidable. Los momentos vividos en la montaña dejan indudablemente huellas en nuestro recuerdo. Huellas relacionadas con lugares y huellas relacionadas con compañeros de ruta. Este fue "un momento" excepcional. GRACIAS (Rosario)

Pensé que moriría en el intento, pero gracias a mi héroe vivo para contarlo. Gracias a la gente de la peña que ayudan a los más torpes. ¡Sois estupendos! (Marisa) 


Llanes-Bustio 03.08.2003

       24 participantes. Una jornada donde hubo de todo, hasta un pequeño susto que nos dio Jose Pastelero al meterse en una playa y la resaca no le dejaría salir a la arena. Bueno, pues se quedó en eso, en un susto. Luego salió, y con la chulería habitual de la que hace gala, saldría como que no hubiera pasado nada.

            Terminamos todos muy cansados por el calor y la humedad. La verdad es que estamos acostumbrados a subir montañas, donde el clima es diferente. Aquí, en la costa, estábamos deshidratados. Como siempre, un ambiente fenomenal

CORISCAO (07.09.03)
  
  - 24 montañeros- Esta semana tocaba subir al Pico Coriscao con una altitud de (2234 m). Salimos a las ocho de la mañana, llegando al Puerto de San Glorio sobre las nueve y cuarto. Ahí comenzamos la ruta, subiendo hasta el Monumento al Oso, donde las vistas del Macizo Central de Picos de Europa son estupendas.
     A las diez comenzamos la subida al Coriscao en la que invertimos dos horas, como estaba previsto. Antes subimos al Cascajal (2028 m).
     Estando en la cima del Coriscao hicimos una pequeña parada a tomar aire y comer un pequeño aperitivo, viendo y disfrutando de unas vistas que pocas veces se pueden encontrar.
   
  Nos dispusimos al descenso para luego subir el Pico Escaño (2106 m), llegando sobre las dos de la tarde para hacer parada y comernos el deseado bocadillo. Ahí, bastante bien conservadas, se mantenían en pie a1gunas trincheras de defensa construidas en la Guerra Civil y desde allí ya comenzamos el descenso hasta llegar al río Mostajal, cogiendo un sendero para así poner fin a la excursión en la Vueltona.
       Personalmente a mí, por la falta de costumbre, se me hizo un poco duro competir con los compañeros de ruta. Pero puedo decir que mereció la pena ya por el tiempo tan bueno que hizo como por esos paisajes tan bonitos que tanto se echan de menos en otras partes de España... Y que espero repetir. Se lo aconsejo a todo el mundo.  (Ruth del Río)

EL CAÑÓN DEL EBRO (Burgos) 25.05.2003
          
“Dentro del hecho de que todas las salidas tienen un encanto especial y particular, el de esta me ha calado hondo.
            Al comenzar, la naturaleza exhuberante nos rodeaba mojándonos hasta las rodillas. Pasando a través de un campo de lirios, llegamos a la ermita visigoda donde nos cayeron las primeras gotas de una suave lluvia que en un principio nos asustó un poco. Seguimos atravesando el cañón hasta Cortiguera, bonito pueblo abandonado cuya iglesia semiderruida quedó bien explorada y donde hincamos el diente a nuestros sabrosos bocadillos. Poco después llegamos a Pesquera donde alguno disfrutó de la ya tradicional tarta; además de por la observación de las inscripciones de las casas. Regresando al autobús nos deteníamos a observar las estilizadas formas del cañón y su abundancia de buitres, filmando imágenes de gran calidad (¡para algo cargaron con el trípode toda la marcha!).
             En el viaje de vuelta se repasó la historia de Guardo ¡qué gloria! con la intriga de los resultados electorales. Sólo rompió la monotonía los experimentos sobre tirolinas, la visita de una preciosa iglesia rupestre y su correspondiente necrópolis que el señor Urbano tuvo la amabilidad de abrirnos y por último, una entrañable discusión generada por una insignificante placa en un puente de carretera.
           En definitiva, un servidor no entiende que tan poca gente se decidiese a venir ya que la marcha realmente merecía la pena tanto por su carácter natural como cultural además de no entrañar una dificultad ni un esfuerzo físico importante.”
“Reitero una y mil veces que la marcha del Cañón del Ebro ha sido increíble. Os animo a todos, tanto los que lo conozcan como los que no, a repetirla” (Rodrigo Lombraña)

MAMPODRE (León) 08.06.2003 
¿Qué tal Torquilleros? Qué puedo decir de la excursión del domingo al Mampodre?. Simplemente que fue como todas las excursiones que organiza este divino Club, "Maravillosamente Maravillosa". Porque hay que decirlo bien alto..., todas las excusiones que organiza el Club son simplemente MARAVILLOSAS. Aún cuando la climatología nos ha sido adversa, siempre hay algo que hace de ese día único, y cada excursión la recordaremos como única en esa experiencia que vivimos en ese momento de ese día.
         Describir las maravillas del domingo sería repetir lo que domingo a domingo nos ofrece el Club de Montaña Peña Torquilla, que nos hace sentirnos libres al contemplar desde lo alto de los picos donde nos sube la majestuosidad de las montañas y valles que nos rodean.
         El domingo día 8 de junio partimos desde Guardo hacía Maraña con el propósito de subir al pico más alto del Mampodre. Me alegra ver que en cada salida hay gente nueva que se apunta y que al acabar la excursión se sienten contentos y satisfechos de lo que el Club les ha ofrecido.
         Iniciamos la marcha desde Maraña por una pista de tierra para calentar las piernas que al poco tiempo se abandonó para iniciar el ascenso, campo a través, hacia el Mampodre. Lo que al principio era un suave desnivel, se fue convirtiendo en una agresiva subida en la que se empezó a estirar el grupo de aventureros. Un poco antes de llegar a la meta hubo que hacer un alto en el camino en beneficio de nuestras cansadas piernas. No todos somos supermanes ni exigimos que se sea. Se había decidido hacer una porra para acertar el nombre del pico al cuál se iva a subir, al que acertara se le daría un premio durante la comida que consistía en ... lo del premio lo dejamos para más adelante. Cuando subimos al pico estábamos ansiosos por mirar el nombre que había inscrito en el buzón..."El Convento". El enigma quedó resuelto y los acertantes quedaron a la espera del premio prometido.
         Desde el Convento al pico La Polinosa hace falta un pequeño esfuerzo y se decidió coronar este pico también. José, Pablo, José Antonio y un servidor como el día era joven decidimos subir al pico "Mediodía". Nos separamos del grupo que empezó a bajar a Redipollos. En la hora de la comida solamente estábamos los cuatro, ¿ sabéis lo mejor ?, que el premio de la porra era una tarta exclusiva de manzana y se la comió José, y que el postre era más tarta de manzana y que en vez de repartirla, como siempre, entre veinticinco personas, la repartimos entre cuatro.
          Cuando llegamos a Redipollos hacía dos horas y media que el grupo nos estaba esperando y no se oyó una sola voz de protesta. Quiero pedir disculpas y agradecerles su paciencia a todos los compañeros que les hicimos esperar porque sinceramente... si me hacen esperar dos horas y media y me dejan sin la famosa tarta de manzana de José; estaría muy cabreado.

 (Alfonso Fernández García)  

PRIORO-TEJERINA-REMOLINA-LAS SALAS (León) 30.03.2003
         El 30 de marzo de 2003 el club de montaña "Peña Torquilla" inicia a las 9:15 AM con una hora menos de descanso debido al cambio horario, la ruta-travesía Prioro las Salas. Éramos unos 20 supermontañer@s que continuamente mirábamos hacia el cielo pues amenazaba lluvia, sin embargo nuestras súplicas fueron escuchadas y el tiempo fue estupendo ni frío ni calor.
          Comenzamos nuestra ruta en Prioro dirección Tejerina, La subida que no es gran cosa, para mí supuso un reto, casi se me sale el corazón, pero tras una breve parada para tomar aire continuamos monte arriba, a medida que ascendíamos el paisaje iba mejorando, a nuestras espaldas comenzaba a salir el sol mientras que en nuestro horizonte los nubarrones negros amenazaban lluvia, una vez en el Collado de "El Corral de los Lobos" repostamos, unos traguitos de agua los sanotes y un buen trago de vino de la bota de Bardasco para los machotes, un poco de dulce, y con las fuerzas renovadas bajamos hasta Tejerina.
             Una bajada cómoda y sencilla, allí paramos en el altar prehistórico y la cascada El Gorgolón, que cuenta además, con un pozo que hace que se cumplan todos tus deseos arrojando al mismo una monedita, nuestro deseo, que por cierto se cumplió, era pasar un agradable día.
              Decidimos separarnos, Los de los traguitos de agua (los torpes) seguimos la ruta prevista inicialmente, antes de llegar a Tejerina tomamos un camino hacia la izquierda y a través de un bonito valle comenzamos la ascensión, entre escobas y rastrojos, al collado de Tejerina (1600m) La vista desde allí es espectacular a la derecha el valle de Tejerina y a la izquierda el de Remolina uno con un impresionante bosque de roble y el otro de haya. Bajamos al pueblo de Remolina encajado en medio de la montaña. El descenso aunque con un desnivel grande no presentó especiales dificultades. En la plaza del pueblo, más concretamente en la bolera comimos, mientras, charlamos con los lugareños, y esperamos la llegada del grupo de los fuertes que desde Tejerina habían ascendido al Pico Loto. Llegaron un poco derrotados por la proeza que acababan de realizar, y contentos por las impresionantes vistas, desde lo alto del loto contemplaron la vega de Riaño y la de Tejerina.
             La comida como viene siendo habitual finalizó con la tarta de Jose que se supera a sí mismo cada día. A las tres aproximadamente iniciamos el descenso hasta las Salas sin ninguna dificultad, caminamos por la orilla del rió Remolina hasta su desembocadura en el Esla. Continuamos por la calzada romana hasta el pueblo de las Salas donde Tomamos la arrancadera, y Pedro nos trajo de nuevo a nuestro pueblísimo. ( BELÉN LUCAS)

3ª SEMANA DE LA MONTAÑA 10.02.2003 al 16.02.2003
          El día 16 se acabó la semana de la Montaña, y ya es la tercera que organiza el Club de Montaña Peña Torquilla. Durante la semana del día 10 al día 16 nos hemos divertido, hemos aprendido y en algunos momentos se nos ha hecho partícipes de las aventuras vividas por otras personas. Comenzó el día 10 de Febrero a las 7,00 h de la tarde con la participación de los asistentes más pequeños que hemos tenido, ya que este año como novedad se organizó el primer concurso de cuentos entre niños de 9 a 14 años como tema principal "La Montaña". Muy buena participación. Se presentaron 25 trabajos y en algunos se descubrió mentes privilegiadas con gran futuro. Jose Barclasco, creador de nuestra página web, hizo la presentación y podemos decir que estamos orgullosos de su trabajo y se lo agradecemos.
         En la conferencia que dio el martes Julia Estrada sobre los Parques Naturales de Fuentes Carrionas y Fuente el Cobre hubo gran afluencia de público y muchos de ellos llevaban su pregunta preparada y a las cuales Julia contestó muy satisfactoriamente.
         El jueves fue uno de los días que se dieron cita más jóvenes apasionados de la escalada en hielo y Alberto García y sus compañeros nos deleitaron contándonos sus experiencias en cascadas de hielo en Canadá. Hubo muchas personas que hubiesen gustado saber más, pero el tiempo tiene un límite.
         El día que todo el mundo esperaba llegó. El viernes se congregó tanta gente en el salón de actos de Caja España que se quedó pequeño porque la estrella era Vicente Lagunilla, TENTE. Nos expuso un audiovisual de su gran hazaña, "La subida al Everest". Cuando acabó su exposici6n, el público quería saber tantas cosas de su aventura que por más que pasaban las horas nadie se movía de su asiento y nos vimos obligados a cortar las preguntas con pena entre los asistentes. Nos despedimos de Tente, hasta otra ocasión, con una cena montañera, haciéndole un pequeño homenaje y nombrándole Socio de Honor del Club Peña Torquilla.
        El sábado fue un día divertido con una gran participación de gente joven en el Recorrido de Orientación Urbana por las calles de Guardo, que al final degustaron un pequeño almuerzo en la sede del Club.
         Como no podía ser de otra manera, si la semana empezó con los más pequeños, terminó de la misma manera. En los campos de la Peña, aun haciendo bastante frío, hubo una gran afluencia de niños y no tan niños. Se hicieron tirolinas, paso de monos, paso malayo, rappel, etc., en los cuales participaron pequeños, grandes y mayores. La gente aguantó pese al frío. A las 4,30 h se dio por terminada nuestra 3ª Semana de la Montaña con mucha participación. Esperemos que cada año sepamos organizar mejor esta semana y siempre estamos abiertos a sugerencias para el año que viene. El Club da las gracias a todas las personas que siempre nos han apoyado incondicionalmente y esperemos que la 4ª Semana sea mejor. En la superación está el reto.
(Alfonso Fernández)

TORRE BERMEJA (Picos de Europa) 20.07.2003  
                              CRÓNICA DE EXPERIENCIA
        En alguna ocasión, las personas que nos acompañan en todas nuestras salidas se habrán preguntado cuál seria su límite físico y mental, si estarían preparados para cualquier reto por difícil que éste sea y sobre todo si no perderían los  nervios ante situaciones más o menos extremas. Pues bien. Os tengo que decir compañeros que la prueba de fuego que tuvimos  el día 20 de Julio la pasamos con sobresaliente.  Si quieres saber más no te pierdas nada de lo que te voy a contar.
        Nacía un nuevo día cuando a las siete y diez de la mañana un grupo de montañeros del Club de Montaña Peña Torquilla partía de Guardo con rumbo Soto de Valdeón para subir a Torre Bermeja, uno de los famosos picos de Los Picos de Europa. El día no podía empezar mejor, cielo despejado y buena temperatura. ¿Qué más se puede pedir? Llegamos a Soto a las ocho de la mañana sin ningún contratiempo, cruzamos el pueblo, encontramos unos campistas que se estaban lavando en una fuente. Tenían la cara de haberse levantado hacía cinco minutos y medio. Bueno, había uno que tenía la cara de haberse levantado hacía treinta segundos. Les dimos los buenos días y tomamos un camino con una pendiente considerable. Que dicho sea de paso, no es muy bueno para la salud un esfuerzo tan de mañana. Pero como somos unos lanzados, nadie dijo nada. Ni siquiera un italiano; puntualizo italiano de Italia, de nombre Francisco, que se apuntó a la excursión y seguramente se estará arrepintiendo todavía. Había hecho filología española y estaba de practicas en España, maravilloso país. Cuando acabó el día había hecho filología hebrea, porque juraba en hebreo, español e italiano. A los cuatro días me encontré con él y me dijo que ya se marchaba para su país y que la experiencia que tuvo con nosotros, no la olvidaría mientras viva.  No lo dudo ni lo más mínimo.
         Como os iba diciendo, salimos de Soto bordeando el río Cares para coger más tarde una pista por el Valle de Argoya con dirección Loma de la Flor. Antes de llegar a la Loma de la Flor, nuestro amigo el italiano ya se había quitado las botas y puesto las zapatillas porque decía que como hacía footing estaba acostumbrado a las zapatillas y no a las botas. ¡Cuanto le quedaba de usar las botas sin saberlo! Cuando llegamos a la Vega de Llós hicimos un alto en el camino para beber un poco de agua y comer unos aperitivos. Subimos a un ritmo tranquilo e íbamos disfrutando del paisaje. Estábamos bordeando Peña Parda y otra vez nuestro buen amigo italiano, volvió a cambiarse de calzado. Las zapatillas resbalaban. Subimos por el Collado Verde y al poco estábamos en el alto de Torre Bermeja. Qué vistas de Torre Santa. Qué suculentas viandas ingerimos admirando la majestuosidad de Torre Santa de Castilla.
         Se nos olvidó el calor que pasamos y todo el sudor que dejamos por el camino. Felices por haber comido en una terraza privilegiada, emprendimos la bajada con dirección al Collado del Burro, pasamos al lado de Los Moledizos, seguimos al Collado El Frade, bajamos unos metros más y de repente la niebla que se suponía que estaba lo bastante lejos como para dejarnos acabar la excursión, nos envolvió de tal manera que no sabíamos ni donde estábamos pinados.
        ¿Os acordáis cuando jugábamos a la gallinita ciega que te tapaban los ojos, te daban diez vueltas y no sabías donde estabas? Pues así nos encontramos nosotros, la diferencia era que en lugar de ser uno el de los ojos tapados, éramos quince. Que divertido. Bajamos una ladera, subimos por un arroyo, cruzamos otro arroyo (que ya dudo que no fuera el mismo que habíamos subido), nos cruzamos con unas vacas, que aunque las preguntamos por donde se iba a Soto de Sajambre, nos dijeron que no eran de aquí. Siempre ocurre lo mismo que preguntas a alguien, nunca es de ahí. La cuestión era que estábamos perdidamente perdidos. SOCORRO.
        Ante situaciones extremas, soluciones drásticas. Dirección: a derecho. Rumbo: hacia abajo. Algún sitio llegaríamos. O no. Cruzamos un encinar tan tupido de vegetación que si te caías no tocabas el suelo; y si el grupo se estiraba, entre la niebla y los árboles no veías ni a los tres de tú lado. Que sufrimiento. Parecía que el maldito bosque era interminable. En algunos momentos dudamos que saliéramos de ese laberinto. De lo único que estábamos seguros era que siempre íbamos hacia abajo.
      Llegamos al cauce de un arroyo y decidimos seguirle porque por lo menos al mar llegaríamos tarde o temprano. ( Es broma. Nunca quisimos ir al mar). Al principio el arroyo se seguía bien, pero a medida que bajábamos se iba convirtiendo en cañón y nos entró la duda de cómo terminaría nuestra aventura. Hacía tres horas que estábamos perdidos y alguno pensó que al día siguiente no iría al trabajo.
       La niebla se abrió un poco y pudimos ver las paredes que teníamos a derecha e izquierda. Con mucha cautela seguimos bajando y nos encontramos con un hayedo tan bonito y la niebla le hacía tan misterioso que por un momento nos olvidamos de nuestra pena. Cierra los ojos. Los dos. Mira al frente. Imagínate que estás en el medio del arroyo, al cuál le cruzan a modo de puente en algún tramo, hayas que un día, se supone, fueron derribadas por el viento y que para seguir tú camino tienes que pasar por debajo. Imagínate los duendes del bosque corriendo y jugando por encima de los troncos. ¿No ves como se ríen de ti y luego se esconden? Imagínate rodeado de niebla sin poder ver la copa de las hayas y no calculas que altura podrán tener. ¿No crees que es una imagen preciosa y que estarías contemplándola toda la vida?. Pues abre los ojos, deja de imaginar y pide socorro, porque estás perdido, sumamente perdido y ni la Ada Madrina te salva de la situación y esa imagen solo te sirve para relajarte el tiempo justo que el compañero que viene detrás te pide paso.
       Entre el grupo de aventureros iba una persona, de nombre Domingo. Si el grupo pasaba el arroyo por la derecha, él por la izquierda, si le pasaba por la parte alta, él por la baja, me recordaba a alguien del Club que hace algo parecido y no me acuerdo a quién. Os diré que tanto pasar de un lado a otro, Domingo se cayó al agua. Ya teníamos tres problemas. Estábamos perdidos, Domingo chorreando agua  y el italiano no podía dar un paso más.  Porque aunque el italiano nos había dicho que hacía mucho footing, no nos había dicho que el único montañismo que había hecho era en un viaje de curso en el País de Gales, y aunque las comparaciones son odiosas, Picos de Europa y País de Gales no es lo mismo. Y si no que se lo pregunten al italiano de Italia. Siguiendo con nuestra pasión os diré que nunca he llevado pantalones cortos a una marcha. Menos a esta. Maldigo el día que se me ocurrió la idea. Pasamos por una zona de ortigas que no es que te picasen , es que se tiraban a por ti cuando pasabas. Tenían dientes las muy cab... Y si no que se lo pregunten al de Italia. También llevaba pantalones cortos y no tardó en descubrir el efecto de las ortigas en la piel.
      El día 20 de Julio celebraremos San Richar. Casualidades de la vida. Nuestro compañero y buen amigo Richar, hace dos años se perdió en ese mismo bosque y llagamos a una zona que le recordó por donde se salía de ese laberinto. Después de cinco horas perdidos nuestro compañero y muy buen amigo nos guió con paso firme y sin una sola duda hacia Soto de Sajambre.
        Eran casi las diez de la noche y después de treinta y siete kilómetros y trece horas andando bien nos merecimos unas cañas en el bar del pueblo. Agradezco a todas las personas que fueron, que tuvieron la suficiente fuerza física y mental como para comportarse como personas civilizadas y que la única culpable fue la niebla. Mención especial a Domingo, tiene 69 años. Fenómeno. Bueno colegas esto ha sido un poco la aventura que pasamos y espero que os sigáis apuntando a las marchas.      ( Alfonso Fernández García)

1ª TRAVESÍA DE AVENTURA EN LA MONTAÑA PALENTINA  03.10.2003 al 05.10.2003
    
Una actividad englobada en la Federación Castellano Leonesa de Montaña y realizada por el Club de Montaña Peña Torquilla de Guardo.
     Participaron una veintena de chicos y chicas de Guardo, Valladolid y Palencia más quince personas repartidas entre la organización y colaboradores durante la actividad.
     Ha sido un formato de Travesía novedoso pues no nos consta que se haya hecho algo igual. Se buscaba no sólo deportistas capacitados para realizar largas caminatas por la montaña, sino también con aptitudes en otras habilidades y facetas inherentes a ella, como son la orientación, la cooperación, la toma de decisiones, etc., completándolo además con otro tipo de actividades específicas que se desarrollan en la naturaleza, como la escalada, la BTT o el piragüismo dentro de un marco incomparable: la Montaña Palentina. Ésta tiene cumbres famosas como Espigüete o Curavacas, pero esta vez ofrecíamos por sorpresa conocer extensos robledales, crestas montañosas, hayedos de ensueño, riberas de ríos de montaña. Ydesde el punto de vista cultural y humano una visión formativa y crítica de la actuación del hombre sobre el medio en el mundo de la minería, presas, canteras o pueblos abandonados.
     Fue una prueba individual no competitiva entre los participantes. De hecho se debía ayudar a los demás, en especial si necesitasen ayuda por sufrir algún percance. Constaba de dos jornadas (sábado y domingo) divididas a su vez en varias etapas. Cada participante llevaba un libro de ruta y una tarjeta de control. En cada etapa había varios puntos intermedios donde habrían de sellar su tarjeta para certificar su paso por allí. Al finalizar cada etapa se les daba un nuevo mapa de la siguiente actividad a seguir. En los mapas, además de señalar los puntos de control, venían explicados los sitios por donde se podía abandonar la prueba, lugares de avituallamiento, botiquín, personal de organización, etc.
     Los horarios para cada etapa estaban establecidos en un límite de tiempo pues era de lo que trataba en sí: Una competición contra el tiempo y contra los elementos de la naturaleza (como habitualmente ocurre en los deportes de montaña). Con la suma de las etapas habrían de superar en total más de 2000 m. de desnivel acumulado en 63 km., empleando 18 horas sin contar los descansos.
Autor:  Jose Antonio Bardasco (bardasco@hotmail.com)