José Antonio Bardasco
-
recorrepicos.com-
   La lora de Peña Ulaña por Ordejón


 
           La  nave de Peña Ulaña, estirada y aerodinámica plataforma con sus 5 km., tiene una forma de barco, que con Peña Amaya son como buques encallados en la inmensa llanura del páramo. Es la  “lora” más larga de la comarca de las Loras y Páramos (Noroeste de Burgos). Está formada por dos cintos y en su meseta se hayan los restos de lo que se cree sea el mayor castro celtíbero de Europa.
            Partimos de Ordejón de Abajo (municipio de Humada), por la calle que deja la iglesia a nuestra izquierda, dirección a la peña y siempre al NE, hacia la “V” del barranco de los Ordejones. Cogemos el primer cruce a la izquierda y unos metros más allá el siguiente desvío a la derecha. Arriba del monte distinguimos un hito que luego nos servirá de referencia.
             Cruzamos la carretera BU-621 (Villadiego-Humada) para llegar al Molino de Bernabé, junto a su álamo negro (chopo lombardo).
            Continuamos hacia el farallón al lado del arroyo de los Ordejones por el barranco de su nacimiento. Superamos el primer roquedo y cruzando un puente y camino de piedras  llegamos al cinto o llanada longitudinal que separa los dos niveles de la peña.
            Seguimos esta pala hacia el collado que vemos de frente-derecha, donde apreciamos una mata de pinos. No hace falta llegar a estos árboles, pudiendo girar antes a la derecha a coger una cresta que cruzamos, encontrando una senda que nos lleva a la collada  de la sorprendente Peña Castillo (asentamientos defensivos de la edad del Hierro, época romana y medieval),  pequeña lora desgajada de La Ulaña con su peculiar figura que da pie a diferentes y fantásticas interpretaciones.
            El acceso parece imposible. Sin embargo vemos en la izquierda de esta collada una oscura brecha. Nos acercamos a ella de izquierda a derecha y encontramos una canal con senda, muy fácil y sin peligro alguno de ascensión a la pradera de este promontorio (
Ver foto). Nos acercamos al borde para tener unas panorámicas excelentes de Ordejón de Abajo, Peña Amaya y cumbres de Fuentes Carrionas que allá atrás visualizamos.
            Bajamos por donde subimos y si nos fijamos bien en el murallón, tenemos de frente a la izquierda de una collada, un gran arco, ventana o loraco que forma la roca. Es el Ojo de Peña Ulaña, no el Ventanón por donde bajaremos después, que queda bastante más a su derecha y ahora no se ve. Sin embargo, a la derecha del primero hay dos canales de fácil subida a esta serranía también.
            Seguimos ahora la senda por una terraza a la derecha de la longitudinal y pequeña sierra que bordea el cinto. Si miramos atrás, Peña Castillo tiene una fabulosa forma (A mí se me parece a Lucas, el Monstruo de las Galletas). La traza cruza luego por un portillo de paso que nos mete a la collada que aludíamos antes de la mata de pinos, justo debajo del Ojo de Peña Ulaña.
            Del collado podemos bajar un poco por la vaguada del cinto para buscar un regato y antiguo camino de acceso al castro (hoy perdido por la plantación) y  que nos acerca a la pared de la peña entre el arbolado. Otra opción es, desde el collado dejar cuanto antes los pinos a nuestra izquierda y seguir por la terraza al lado de los cortados rocosos para encontrar el camino difuminado. Estamos a la altura del mojón que veíamos desde abajo, y ahora sólo es seguir cómodamente de frente, accediendo poco a poco a la planicie, aunque se puede atajar a la derecha por varios sitios.
            Una vez en la mesa de Peña Ulaña (1149 m) seguimos por el inmenso descampado que forma el pinar que va por el medio de la meseta con su pastizal y el borde de la lora, ahora por terreno más llano, hacia el extremo oeste de La Ulaña (Royo Cinto*1),  apreciando de frente el cordal de Fuentes Carrionas, Sierra Cebollera y Picos de Europa.
            En esta larga caminata vamos a ir viendo indicios de hileras de piedras que forman parte de la antigua población que aquí se asentó. Encontraremos restos de la muralla celtibérica que atraviesa la peña de lado al lado, y que dicen pudo tener una altura de hasta 4 m.
            Llegamos al Royo Cinto (1175 m), desde donde podemos contemplar la villa de Humada (lugar de acceso también aquí) y todo el valle salpicado de pueblos (como Fuenteodra, Villamartín de Villadiego y  Rebolledo de Traspeña).  Bajo nosotros está el cinto y otra lorilla. Destaca la imangen de Peña Amaya y Peña de Albacastro y detrás: el cresterío de la Montaña Palentina (cordales del Almonga y sierras de la Peña y del Brezo más Fuentes Carrionas -Espigüete, Curavacas, Peña Prieta, Lezna, Bistruey- y Fuentes Pisuergas con el Valdecebollas. Sobresalen además, detrás del Pical, la Sierra de Híjar y el Cordel -en el medio del Cdo Somahoz-, amén del Páramo de la Lora de Valdivia. También asoman Picos de Europa).

            Comenzaremos otra gran marcha por la cara norte de la lora hacia las antenas que vemos allá a lo lejos (Portillo) en el otro extremo de la peña, dejando el pinar ahora a nuestra derecha.
            Cruzamos el cercado que separa Humada de San Martín de Humada, pueblo y término de este último al que nos asomaremos a ver de vez en cuando al borde, para apreciar su caserío así como la comarca de Páramos.
            Seguimos llano durante bastante tiempo, encontrando algún parapeto e interpretando también lo que parece ser otra muralla defensiva, esta vez natural, que forman los dentados roquedos al otro lado del cinto que tenemos justo unos metros bajo nosotros. También se pueden deducir las puertas naturales de entrada al castro de esta alineada sierra. Así llegamos a la pista, antigua carretera, que viene de San Martín y va a las antenas.
            Aquí tenemos la opción de seguir hasta el extremo o girar a la derecha cruzando a la ladera opuesta de la peña hasta encontrar el Ventanón y descender por la Bajadera de la Portilla a Ordejón a Arriba.
            En este caso y para los más andarines, elegimos seguir la pista hasta las antenas y el vértice geodésico situado en la punta Este de la peña, el Portillo (1230 m). Las vistas de la llanada de la cuenca del Duero son asombrosas. Se ven cantidad de parques eólicos y bajo nosotros en el vacío, un imponente cortado hacia el Portillo del Infierno (otro interesantísimo paso a la Peña por la vaguada que llega a las antenas).
            Una vez posados en esta atalaya toca regresar. Bordeamos ahora la meseta por su cara sur, como hacia  Peña Amaya. Atravesamos por el medio una pequeña hoya en dirección a la parte superior izquierda del pinar.
            El Ventanón no es fácil encontrar, aunque hay un hito a la izquierda en la orilla de la meseta, y antes de un pequeño  cerro, que nos mete en una senda entre roca hacia el bucólico arco roquero, unos metros más abajo. (De todos modos si seguimos llegaríamos a la zona de el Ojo de Ulaña, por donde también bajaríamos).
            En el arco horadado en la piedra, el Ventanón, tenemos una preciosa vista hacia Ordejón de Arriba. Dejando este mirador natural a la derecha continuamos hacia abajo por un inverosímil paso y barranco, Bajadera de la Portilla, un bonito descenso, más que impresionante por increíble que parecía y fácil que es.
            Al llegar abajo, al final del portillo, seguimos la senda de la izquierda, no la de la derecha, bajando luego El Cinto por piedra hacia una “V” de un roquedo encima del pueblo. Al llegar a esta roca giramos a la derecha para superar el pequeño peñón.
            Después encontraremos un antiguo camino. Seguimos a la izquierda, no a la derecha ni de frente (aunque se podría atajar sin pasar por el pueblo), para llegar al depósito de agua que nos introducirá en Ordejón de Arriba.
            Atravesamos el pueblo de Este a Oeste. Seguimos un camino que pasa al lado de un repetidor y nos lleva a la carretera, que cruzamos para coger pista que nos llevará derechos a Ordejón de Abajo.
            En el trayecto, mirando a los farallones de la peña, podemos apreciar las llambrias donde hay vías de escalada en Peña Ulaña. Además, tendremos una fabulosa imagen de Peña Castillo, ahora con sus caretos, misteriosas caras esculpidas en la roca.

-------------------------------------------

*1  La cumbre occidental de la lora de Ulaña parece llevar el nombre propio de Royo Cinto ( 1177 m ). Algunos mapas parecen señalar el topónimo de Arroyo Tinto.
- Cinto: llanada longitudinal que separa dos plataformas que forman una peña (Como en el caso de Peña Amaya -La Lora, Burgos-).
             Ver: “Faja”, “vira”, “terraza”
- Lora: se ha dado en llamar a un monte rocoso que se eleva de la llanura formando una meseta o plataforma alargada.

Información adicional:
- Guardo - Ordejón de Abajo: 91 km. En 1 h 20'

* Mapas -Topográfico Nacional- (IGN)-: Amaya (I66-I) y  Burgos 1:200000
* Ruta realizada el
8-11-2015
Ver rutas:  Peña Amaya, Peña Mesa

- Mapas -Topográfico Nacional- (IGN): Amaya (I66-I) y Burgos 1:200000
- Ruta realizada el 8-11-2015


carretera

Burgos 1:200000


Amaya 1:25000

perfil


Peña Ulaña 08-11-15

Autor: José Antonio Bardasco (bardasco@hotmail.com)
 Rutas    Fotografías  Experiencias   Libro de visitas    Foro montañero     Enlaces interesantes