José Antonio Bardasco
-
recorrepicos.com-

     Picos del Moro y Tejo Borbonejo por Aleje  (Alto Esla) 

            Desde Cistierna, dirección Riaño, dejando el cruce Sabero-Boñar a nuestra izquierda, llegamos a Aleje (982 m). Entramos a la derecha al pueblo, pudiendo aparcar a la entrada del mismo si vamos en bus, o seguir por las calles al norte hasta que sale la pista por el Arroyo Cañal o San Miguel y por donde volveremos en la ruta de hoy. Justo aquí cogemos la calle dirección SE hacia el parque que estamos viendo vallado, arriba en un cerro del pueblo. Llegamos a la altura de un pilón y es importante seguir a la derecha, rodeando esta zona recreativa para,  llegando a su entrada, seguir la pista hacia la pirámide del Pico Moro que estamos viendo claramente cómo sobresale frente a nosotros. Dejamos ya abajo el pueblo y al otro lado del río vemos a Alejico y su puente colgante, unión más inmediata con Aleje.
            Unas revueltas y llegamos a la pista que viene por nuestra derecha del paraje de Requejo (en la curva de la carretera poco después del desvío a Santa Olaja de la Varga). La seguiremos a la izquierda,  ascendiendo impasiblemente con piso que empeora a cada paso, entre Tres Picos a la izquierda (magnífico paraje para visitar también, con sus respectivas tres jorobas) y las verticales paredes de Peña Quebrada a la derecha.  El paisaje nos recuerda a veces a Peña Lampa, de Velilla, con sus encinas y sabinas. Al fondo, a la izquierda, nos acompañará la Sierra de Los Caleros que sigue a La Camperona y sus antenas, ese impresionante mirador de Sotillos de Sabero que vemos desde todos los sitios.
            Llegaremos a algún cruce crítico a la izquierda que despreciaremos, siguiendo de frente y apoyándonos en algún hito que nos indica el itinerario. Dejaremos a la derecha, en el abrupto farallón de Peña Quebrada, la Cueva Rubia.*1
            Detrás de nosotros queda evidente la zona del roquero Castillo de Aguilar y el Castro de Vegamediana con las ruinas de la factoría minera, y al fondo Cistierna y la llanura.
            La pista, de antiguas catas mineras, a veces es sólo un camino, y cuando llega a la explotación más grande, a la altura del collado norte de Peña Quebrada, podemos hacer una de las subidas usuales al cresterío. Sin embargo vamos a continuar de frente hasta que se acaba la pista (donde también hay otra vía de ascensión en diagonal al cordal). Nosotros vamos a seguir, sin embargo, una senda por la ladera rocosa en dirección al morrillo que queremos coronar hoy. Llegamos a una zona de árboles secos, a la altura del Barranco de las Pilas de Villar. Tras él, abajo, vemos el valle y la ermita San Miguel. A partir de aquí la senda se difumina a ratos o baja demasiado en dirección al Tejo Borbonejo por el valle del Puerto Cimero, por lo que nosotros subimos acercándonos a la pared rocosa de la derecha, buscando la oportuna trocha que nos lleve en un lento caminar de unos 750 metros, a veces por pedrera, hasta antes de llegar a la arista donde aparece ya Peña Rionda, lugar con una pequeña vaguada a la derecha por la que ascenderemos.
            La subida va a ser lenta, en zigzag, pero sin dificultad, por monte bajo hasta llegar a la crestería donde asoma de repente Peña Corada y bajo nosotros tenemos el preciso valle de Nuestra Señora a Santa Olaja.
            Estamos al lado de los Picos del Moro, que vamos a atacar empezando de izquierda a derecha para, sin bordear un peñón que parece que sería lo más normal, y que es necesario que le dejemos a nuestra derecha, coger por el medio hacia el norte un pequeño canalizo-chimenea, difícil de ver, que nos subirá con alguna fácil trepada a la cumbre sur de los Picos del Moro (1782 m) donde encontramos buzón y una antena a modo de anemómetro con espejos en sus aspas. Tenemos a nuestro lado la otra cumbre del Moro y Peña Rionda. Si nos asomamos también veremos el esbelto Tejo Borbonejo, como una mancha redonda verde oscura.  La vista de izquierda a derecha es de Fuentes Carrionas, Peña Corada, Cistierna, la zona de Castillo de Aguilar, La Camperona, así como el Valle de Sabero; La Sierra de Los Caleros, altos de San Isidro, Mampodres y Montes de Riaño.
            Podemos seguir hacia la siguiente cota bajando a la Collada Tan. Sin embargo requiere cierta pericia escaladora con algún tramo aéreo, por lo que en esta ocasión bajamos por donde hemos venido, insistiendo en que sea por el mismo lugar por donde subimos antes, con sumo cuidado pues las piedras están sueltas y podemos resbalar incluso lanzar cantos a los que vayan por abajo. Habrá que hacer algún destrepe pero sin mayores problemas.
            Llegamos de nuevo a la cresta y giramos a la derecha para bajar en diagonal al NW por piedra suelta y monte bajo hacia el valle en busca del  Tejo Borbonejo *2,
el que se hará de rogar y donde se juntan las rutas de Picos Roscas Rionda y Moro. Pero al final, sin más complicaciones, llegaremos hasta él, magnífico ejemplar de tejo milenario de más de 2000 años de antigüedad, orgulloso y altivo, bajo la collada Tan y en la base de Peña Rionda (Esa  espectacular  piedra rallada por sus pliegues).
            Después de contemplar esta ejemplar planta (sagrada en la antigüedad) con su densa copa y los múltiples tallos de su tronco, partimos 300 m. hacia el oeste, a la herbosa collada bajo la Peña de los Corralines. Frente a nosotros tenemos una vallina que nos invita a bajar. Sin embargo el descenso por ahí es impracticable sin cuerdas, por lo que seguimos una marcada senda a la derecha que nos lleva a un arroyo, que cruzamos. Estamos en el Valle San Miguel, entre la Peña de los Corralines y la Peña del Águila. Vamos por la derecha del regato para cruzar enseguida el arroyo San Miguel y luego otra vez pasar a la izquierda, para progresar por sendas de ganado a través de este solitario valle,
Puertos Bajeros. El arroyo se va a encajonar en el Barranco de las Pilas de Villar, complicado paso entre Peña el Águila al N. y Peña Barrera al Sur, por lo que buscaremos una marcado camino que nos sube por la ladera izquierda del arroyo hasta un roquedo, la quebrantada de Angusticho, curioso portillo rocoso que da paso a una pradera por la que vamos a bajar plácidamente a la pista que lleva a la ermita de San Miguel *3  que estamos viendo, tras pasar de nuevo el arroyo, ahora por un puente.
            Después de la visita al paraje de la ermita, totalmente renovada, seguimos la pista por la margen izquierda del riachuelo, dejando  a los1200 m. un cruce a la derecha que lleva a Villayandre, para seguir otros 500 m. a Aleje

                                   -------------------       -------------------------------------         ------------------

*1 Aunque es casi visita obligada, esta cueva está de la pista a unos 150 m. muy pindios en la ladera. En este caso sería mejor, después, seguir hacia la línea de Peña Quebrada-Moro.

*2
Según la tradición, los de Aleje y Santa Olaja decoraban con sus ramos las ventanas de sus novias el día de San Juan. Y canta la leyenda:
"Del Borbonejo al tejo
y del tejo a Pico Moro
hay de buey un pellejo
relleno de monedas de oro"

*3  Ermita San Miguel: En Los Caserines, al otro lado de la ermita, se han encontrado sepulturas antiguas, atribuidas a algún pueblo que aquí existió.

------------------         

Información adicional:
- Villar significa: pueblo pequeño
- Guardo - Aleje: 38 km. en 30'
- Andando: 3 h y media a la cumbre del Moro desde Aleje // Moro al Tejo: 1 hora  // Tejo a ermita: 2 horas  // Ermita a Aleje: 20 minutos

            * Ver Ruta de las Minas y Castillo de Aguilar (Sabero-Cistierna)            *  Ver Los Altos del Duarna          * Ver Picos Roscas-Aguasalio

* Mapas -Topográfico Nacional-  (IGN): Sabero 105 - III                * Ruta realizada en: 06.04.2014

Pico Moro y Tejo Borbonejo por Aleje 06-04-14
Autor:  Jose Antonio Bardasco (bardasco@hotmail.com)
 Rutas    Fotografías  Experiencias   Libro de visitas    Foro montañero     Enlaces interesantes